═Ó ŃţŰţÔݡ

Capitulo 38

  1. áCapitulo 1
  2. áCapitulo 10
  3. áCapitulo 12
  4. áCapitulo 13
  5. áCapitulo 14
  6. áCapitulo 15
  7. áCapitulo 16

- Voy a ser el unico del colegio con una hermana muerta.

- Sera guay. Te libraras de hacer los deberes durante mucho tiempo y le gustaras a todas las chicas.

Cal reflexiona.

- ?Seguire siendo hermano?

- Por supuesto.

- Pero tu no lo sabras.

- Ya lo creo que si.

- ?Me visitara tu fantasma?

- ?Tu quieres?

Sonrie con nerviosismo.

- Podria asustarme.

- Entonces no.

No puede estar quieto, no hace mas que pasear por la alfombra entre mi cama y el armario. Algo ha cambiado entre nosotros desde el hospital. Ya no intercambiamos bromas de la misma soltura.

- Tira la tele por la ventana si quieres, Cal. A mi me ayudo a sentirme mejor.

- No quiero.

Entonces ensename un truco de magia.

- Sale corriendo en busca de su material y vuelve con su chaqueta especial, la negra con bolsillos ocultos.

- Observa muy atentamente.

Ata dos panuelos de seda por una esquina y se los mete en el puno. Abre la mano dedo a dedo. Vacia.

- ?Como lo has hecho?

El sacude la cabeza y se da unos toquecitos en la nariz con la varita.

- Los magos no revelamos nuestros secretos.

- Hazlo otra vez.

En lugar de eso, se acerca y despliega una baraja de cartas delante de mi.

- Elige una, mirala y no me digas cual es.

Elijo la reina de picas y luego la devuelvo a la baraja. Cal despliega de nuevo las cartas, esta vez boca arriba, pero la reina ya no esta.

- ?Eres bueno, Cal!

Se deja caer sobre la cama.

- No lo suficiente. Ojala pudiera hacer algo grande, algo tremendo.

- Puedes cortarme en dos con una sierra si quieres.

El sonrie, pero casi inmediatamente se echa a llorar, en silencio al principio, y luego con profundos sollozos. Por lo que se, solo es la segunda vez que llora, asi que quiza lo necesite. Los dos actuamos como si no pudiera evitarlo, como si fuera una hemorragia nasal sin relacion alguna con lo que esta sintiendo. Tiro de el hacia mi y lo abrazo. Hipa en mi hombro, sus lagrimas traspasan mi pijama. Quiero lamerlas. Sus lagrimas autenticas.

- Te quiero, Cal.

Aunque le haga llorar diez veces mas fuerte, me alegro de haberme atrevido a decirselo.

Numero trece: abrazar a mi hermano mientras la noche se asienta en el alfeizar de la ventana.

á* * *

Adam se mete en la cama. Se tapa con el edredon hasta la barbilla como si tuviera frio o temiera que el techo fuese a caerle encima.

- Tu padre va a comprar manana una cama plegable, y la pondra aqui para mi.

- ?Ya no vas a dormir conmigo nunca mas?

- Quiza no quieras, Tess. Quiza no quieras que te abrace.

- ?Y si quiero?

- Pues entonces te abrazare.

Pero esta aterrado. Lo veo en sus ojos.

- No pasa nada; te dejo marchar.

Calla.

- No, en serio. Te libero.

- No quiero liberarme. -se inclina sobre mi y me besa-. Despiertame si me necesitas.

Se duerme enseguida. Me quedo despierta escuchando como se apagan todas las luces de la ciudad. Las buenas noches susurradas. El perezoso crujido de los muelles de las camas.

Encuentro la mano de Adam y la sujeto con fuerza.

Me alegro que existan los porteros de noche, las enfermeras y los camioneros. Me consuela saber que en otros paises con diferentes usos horarios, las mujeres estan lavando ropa en el rio y los ninos se dirigen a la escuela. En algun lugar del mundo ahora mismo, un nino oye el alegre sonido del cencerro de una cabra mientras sube por una montana. Me alegro mucho de eso.





áJenny Downham | áCapitulo 1 | áCapitulo 2 | áCapitulo 3 | áCapitulo 4 | áCapitulo 5 | áCapitulo 6 | áCapitulo 7 | áCapitulo 8 | áCapitulo 9 |

© um.co.ua - ˇ¸ßţÔ│ ýÓ˛ň­│ÓŰŔ ˛Ó ­ň˘ň­Ó˛Ŕ